Somos el primer eslabón (A) en la cadena de nuestra democracia. Somos los que decidimos que políticos no queremos.

9 de julio de 2012

Nos estamos haciendo inmunes a tanto desastre.

La gran mayoría de la ciudadanía lo que esperamos de nuestros políticos,  aquellos en los que depositamos nuestra confianza cada cuatro años, es que cumplan sus compromisos por lo que nos lleva y nos encamina a elegir una papeleta u otra. Es natural que muchos se sienten engañados y confundidos.
 La gran mayoría no les interesa color político alguno, ni los falsos mitos de derechas e izquierdas, -son conceptos anclados en el siglo pasado-, lo que queremos son soluciones a nuestro ejercicio del día a día, sin más.
Ese ha sido su compromiso, por ello también cobran, -sin entrar a valorar el ratio efectiva, privilegios-. Y hay que saber encajar la crítica, siempre sobre la ideas pero jamás contra las personas. Es nuestro derecho y debe aportar, criticar y denunciar por aquello que han prometido que harían por nosotros.
El problema es que cada día más son más los que están desengañados, cansados, decepcionados, no sabe dónde ir a llevar su lamento.
Y lo peor de todo es que nos estamos haciendo inmunes a tanto desastre.
Siempre creí que esto de la Democracia era como una gran comunidad de vecinos, dónde todo el mundo tiene el derecho y la obligación de participar durante un tiempo, por sus cualidades y formación. Al menos así me lo explicaron a mí.
Esta es la democracia que los partidos durante más de treinta años, nos han hecho creer, votar una lista que ellos mismos imponen nos es una partitocracia, eso no es democracia, yo lo creo así. Esto no debería ser una Democracia en que las personas se perpetúen de por vida y además con privilegios, a mi no me lo explicaron así. El que no se enfrenta es cómplice por omisión.
Plataforma Cívica Ciudadanía blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada